Más de la mitad de los municipios de Tarragona ya no tiene banco

-font: Diari de Tarragona

Tarragona es la segunda provincia de España en la que más ha aumentado la población que no tiene acceso a una sucursal. Más de 26.000 personas se han quedado sin banco desde 2008.

 

Desde hace año y medio en Aldover, un municipio de casi mil habitantes en el Baix Ebre, están acostumbrados a la itinerancia. Si algún vecino quiere hacer una gestión en el banco o, simplemente, sacar dinero en efectivo, debe recorrer los ocho kilómetros de distancia que le separan de Tortosa, o algo menos si opta por acudir a Xerta, donde sí hay servicio.

Aldover es un caso más de la exclusión financiera que afecta a multitud de municipios de zonas rurales. La lista es larga. Ginestar, Godall, Rasquera, Benifallet, Garcia o Tivenys perdieron su oficina. Ni las presiones de los alcaldes en su momento sirvieron para evitar cierres. Como mal menor, en algunos sitios quedó un cajero. En otros sobrevive una segunda entidad, a menudo ligada a una cooperativa agrícola.

Otro ejemplo:El Catllar, con más de 4.000 habitantes, vive con el cajero de una cooperativa ligada a Bantierra.

El número de oficinas en Tarragona tocó techo en septiembre de 2008, justo cuando la burbuja financiera estaba a punto de explotar: ese mismo mes quebró el banco Lehman Brothers, en lo que se considera el pistoletazo de salida a la crisis. Por entonces, había 837 bancos en las comarcas tarraconenses. Ahora, en plena reordenación, quedan solo 456. Por lo tanto, en este tiempo la provincia ha perdido 381 sucursales, un 45% del total. Y los reajustes aún continúan.

El reciente informe El acceso de los servicios bancarios en España, del catedrático de Análisis Económico Joaquín Maudos, es contundente. En España hay 8.117 municipios y el 48% no cuenta con ningún tipo de sucursal.

98 localidades sin banco

La crisis de las cajas de ahorros agudizó el problema: 1,13 millones de ciudadanos no tienen acceso a una oficina en su lugar de residencia, cerca de un 20% más que antes de la crisis. Son el 2,4% de la población.

La provincia, pese a no ser una de las regiones más despobladas de España, está entre las que más ha padecido la exclusión financiera. Un total de 98 municipios de los 184 que existen –esto es, el 53%– ya no disponen de banco. Ese ‘apartheid’ financiero afecta ya a 55.812 tarraconenses, que viven en localidades sin banco. Constituyen el 7% de la población.

Maudos alerta de la situación: «Menos oficinas implica menor accesibilidad, que puede ser un problema si se convierte en exclusión financiera». Este economista admite que existen otros canales para acceder a los servicios bancarios, como la tarjeta o la banca a distancia, pero recuerda que el entorno donde se cierran las oficinas es donde existen colectivos susceptibles de sufrir la brecha tecnológica «por tener menor cultura financiera o peor, o incluso nulo, acceso a las tecnologías de la comunicación». Son personas con un tradicional uso del dinero en efectivo, lo que complica la situación.

El proceso no ha terminado. La concentración de cajas y el cierre de oficinas continuarán en el futuro. «La red de oficinas seguirá cayendo porque el sector busca rentabilidad, pero no creo que tenga un impacto significativo en la exclusión financiera, siempre y cuando siga avanzando a buen ritmo, como hasta ahora, el uso de la banca ‘on line’», señala Maudos. El economista confía en que «el empleo de internet siga creciendo en la población de más edad y, con ello, la banca a distancia, lo que mitigará el problema».

Advertisements

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s